Endodoncia

Debido a traumatismos sobre los dientes o por importantes procesos cariógenos que producen grandes destrucciones de la estructura dentaria, se puede infectar e inflamar el tejido pulpar (“nervio del diente”), con el consiguiente dolor y en ocasiones flemón e hinchazón de la cara.

Para poder conservar estos dientes será necesario realizar un tratamiento de ENDODONCIA, consistente en eliminar ese tejido infectado del interior de los conductos de las raíces del diente donde antes estaba el nervio. Este conducto, una vez desinfectado y limpio se rellena con un material inerte visible perfectamente en las radiografías posteriores. Así pues, el tratamiento endodóncico, junto con la posterior restauración coronal, es el último eslabón para mantener nuestros dientes naturales, devolviendo así salud, estética y función.